16.2 C
Madrid
viernes, mayo 24, 2024
InicioRELIGIÓNCanciones de Misa: Viaje Sonoro

Canciones de Misa: Viaje Sonoro

Date:

Related stories

Día de la madre, felicidades

   Día de la madre, felicidades Día de la madre. ¡En...

Regalos originales para el día de la madre

Regalos originales para el día de la madreRegalos originales...

Feliz día del trabajo 2024

Feliz día del trabajo Feliz día del trabajo. ¡Hoy celebramos...

Secretos para el Éxito en Marketing Digital: Respuestas Urgentes

Introducción al Marketing Digital El marketing digital se ha convertido...

¿Qué tienen en común las grandes marcas?

Grandes marcas. La historia detrás del éxito Un secreto revelado Grandes...
spot_imgspot_img

Canciones de Misa: Viaje Sonoro

Canciones de misa: La música en la misa tiene un poder especial para elevar nuestros espíritus y conectarnos con lo divino. En este viaje sonoro, exploraremos la riqueza de las canciones de misa, su significado espiritual y su impacto cultural.

canciones de misa

Importancia de la Música en la Misa

La música ha sido un componente fundamental de la liturgia cristiana desde sus primeros días. A lo largo de la historia, ha desempeñado un papel crucial en la expresión de la fe y la adoración. Tanto las canciones de misa tradicionales como las contemporáneas tienen un propósito significativo en la misa.

Canciones de Misa Tradicionales

Las canciones de misa tradicionales, como el «Canto Gregoriano» y el «Ave María,» han resistido el paso del tiempo y siguen siendo apreciadas por su belleza y profundidad espiritual. Estas melodías centenarias continúan inspirando a fieles de todo el mundo.

Canciones de Misa Contemporáneas

Las canciones de misa contemporáneas han renovado la experiencia litúrgica para las generaciones más jóvenes. Compositores modernos han creado himnos que resuenan con la audiencia actual, transmitiendo mensajes de fe de manera fresca y emocionante.

ÍNDICE DE LAS CANCIONES DE MISA

1 ALREDEDOR DE TU MESA

2 JUNTOS COMO HERMANOS

3 VIENEN CON ALEGRÍA

4 ORACIÓN DEL POBRE

5 ÉL ESTÁ AQUÍ

6 VAMOS CANTANDO AL SEÑOR

7 EL DÍA DEL SEÑOR

8 QUÉ ALEGRÍA

9 TE PRESENTAMOS

10 TU CUERPO Y SANGRE, SEÑOR

11 UNA ESPIGA

12 ALABADO SEAS, MI SEÑOR

13 HAMBRE DE DIOS

14 SI ME FALTA EL AMOR

15 TUVE HAMBRE Y ME DISTE DE COMER

16 PESCADOR DE HOMBRES

17 EL SEÑOR DIOS NOS AMÓ

18 JESÚS ESTÁ AQUÍ

19 PESCADOR

20 MAESTRO, TE SEGUIRÉ

21 NO ADORÉIS A NADIE

22 TE DAMOS GRACIAS

23 TUYO SOY

24 IGLESIA PEREGRINA DE DIOS

25 VENGO A TI, MI SEÑOR

26 ¡VICTORIA! TÚ REINARÁS

27 HACIA TI, MORADA SANTA

28 PERDONA A TU PUEBLO

29 SÍ ME LEVANTARÉ

30 VEN, SALVADOR

31 LA VIRGEN SUEÑA CAMINOS

32 ES NAVIDAD

33 NUNCA SUENAN LAS CAMPANAS

34 POSTRÉMONOS HUMILDES

35 NOCHE DE DIOS

36 MIS DOS MAMÁS

37 SABER QUE VENDRÁS

38 HOMBRE DE BARRO

39 CONFIAD SIEMPRE EN DIOS

40 SANTA MARÍA DEL CAMINO

41 VENID Y VAMOS TODOS

42 TODOS UNIDOS

43 MÁS CERCA DE TI

44 INSTRUMENTO DE PAZ

45 PADRE NUESTRO

46 ANTÍFONAS

 

1 ALREDEDOR DE TU MESA

ALREDEDOR DE TU MESA

VENIMOS A RECORDAR (2V)

QUE TU PALABRA ES CAMINO

TU CUERPO FRATERNIDAD (2V)

  1. Hemos venido a tu mesa a renovar el misterio de tu amor.

Con nuestras manos manchadas arrepentidos buscamos tu perdón.

  1. Juntos y a veces sin vernos celebramos tu presencia sin sentir.

Que se interrumpe el camino si no vamos como hermanos hacia Ti.

2 JUNTOS COMO HERMANOS

JUNTOS COMO HERMANOS,

MIEMBROS DE UNA IGLESIA,

VAMOS CAMINADO

AL ENCUENTRO DEL SEÑOR.

  1. Un largo caminar

por el desierto bajo el sol,

no podemos avanzar

sin la ayuda del Señor.

  1. Unidos al rezar,

unidos en una canción

viviremos nuestra fe

con la ayuda del Señor.

  1. La Iglesia en marcha está,

a un mundo nuevo vamos ya

donde reinará el amor,

donde reinará la paz.

3 VIENEN CON ALEGRÍA

VIENEN CON ALEGRÍA, SEÑOR.

CANTANDO VIENEN CON ALEGRÍA, SEÑOR

LOS QUE CAMINAN POR LA VIDA, SEÑOR,

SEMBRANDO TU PAZ Y AMOR (2V)

  1. Vienen trayendo la esperanza

a un mundo cargado de ansiedad;

a un mundo que busca y que no alcanza

caminos de amor y amistad

  1. Vienen trayendo entre sus manos

esfuerzos de hermanos por la paz;

deseos de un mundo más humano.

que nace del bien y la verdad.

 

  1. Cuando el odio y la violencia

aniden en nuestro corazón,

el mundo sabrá que por herencia

le aguardan tristezas y dolor.

4 ORACIÓN DEL POBRE

  1. Vengo ante Ti, mi Señor,

reconociendo mi culpa,

con la fe puesta en tu amor

que Tú me das como a un hijo.

Te abro mi corazón

y te ofrezco mi miseria,

despojado de mis cosas,

quiero llenarme de Ti.

 

QUE TU ESPÍRITU, SEÑOR,

ABRASE TODO MI SER.

HAZME DÓCIL A TU VOZ,

TRANSFORMA MI VIDA ENTERA. (2V)

 

  1. Puesto en tus manos, Señor,

siento que soy pobre y débil;

mas Tú que me quieres así,

yo te bendigo y te alabo.

Padre, en mi debilidad,

Tú me das tu fortaleza.

Amas al hombre sencillo,

le das tu paz y perdón.

5 ÉL ESTÁ AQUÍ

  1. Vamos con gozo,

alabemos a nuestro Señor.

Canta a su nombre,

da gloria a nuestro Dios.

ÉL ESTÁ AQUÍ,

DONDE HAYA DOS O MÁS.

ÉL ESTÁ AQUÍ,

ÉL ESTÁ AQUÍ, NOS HA SALVADO.

 

  1. Deja tus penas,

que tienes delante a Jesús.

Deja tus sombras,

que Él quiere llenarte de luz.

 

  1. Sal de tu miedo,

tu angustia Él la quiere vencer.

Abre la puerta,

Despierta a la vida otra vez.

 

  1. Vive la vida

que Cristo te viene a ofrecer.

Llena tu alma,

revive lo que hay en tu ser.

6 VAMOS CANTANDO AL SEÑOR

VAMOS CANTANDO AL SEÑOR,

ÉL ES NUESTRA ALEGRÍA (2V)

 

  1. La roca que nos salva

es Cristo nuestro Dios,

lleguemos dando gracias

a nuestro Redentor.

 

  1. Los cielos y la tierra

aclaman al Señor:

“Ha hecho maravillas,

inmenso es su amor.”

 

  1. Unidos como hermanos

venimos a tu altar.

Tú llenas nuestras vidas

de amor y de amistad.

 

  1. La luz de un nuevo día

venció a la oscuridad,

ya brilla en nuestras almas

la luz de tu verdad.

 

7 EL DÍA DEL SEÑOR

ESTE ES EL DÍA QUE ACTUÓ EL SEÑOR,

SEA NUESTRA ALEGRÍA Y NUESTRO GOZO.

DAD GRACIAS AL SEÑOR PORQUE ES BUENO,

PORQUE ES ETERNA SU MISERICORDIA.

¡ALELUYA, ALELUYA!

  1. Escuchad, hay cantos de victoria

en las tiendas de los justos:

“La diestra del Señor es poderosa,

es excelsa la diestra del Señor”.

“La diestra del Señor es poderosa,

es excelsa la diestra del Señor”.

 

  1. La piedra que el cantero desechó

es ahora la piedra angular.

Es el Señor quien lo ha hecho,

esto ha sido un milagro patente.

Te doy gracias porque me escuchaste,

porque fuiste mi salvación.

 

  1. Abridme las puertas del triunfo

y entraré para dar las gracias al Señor.

Esta es la puerta del Señor,

los vencedores entrarán por ella.

Yo no he de morir, yo viviré

para cantar las hazañas del Señor.

 

8 QUÉ ALEGRÍA

QUÉ ALEGRÍA CUANDO ME DIJERON:

“VAMOS A LA CASA DEL SEÑOR”.

YA ESTÁN PISANDO NUESTROS PIES

TUS UMBRALES, JERUSALÉN.

 

  1. Según la costumbre de Israel

a celebrar el nombre del Señor;

en ella están los tribunales de justicia,

en el palacio de David.

 

  1. Desead la paz a Jerusalén,

vivan seguros los que te aman;

haya paz dentro de tus muros,

en tus palacios seguridad.

 

  1. Por mis hermanos y compañeros

voy a decir: “la paz contigo”.

Por la casa del Señor, nuestro Dios,

te deseo todo bien.

9 TE PRESENTAMOS

 

TE PRESENTAMOS

EL VINO Y EL PAN

BENDITO SEAS

POR SIEMPRE SEÑOR (2V)

  1. Bendito seas, Señor,

por este pan que nos diste,

fruto de la tierra

y el trabajo de los hombres.

 

  1. Bendito seas, Señor,

el vino Tú nos lo diste,

fruto de la tierra

y del trabajo de los hombres.

 

10 TU CUERPO Y SANGRE, SEÑOR

 

ESTE PAN Y VINO, SEÑOR

SE TRANSFORMARÁN

EN TU CUERPO Y SANGRE, SEÑOR,

EN NUESTRO MANJAR.

 

  1. Gracias al sol y al labrador,

en el altar florecen hoy

las espigas, los racimos

que presentamos a Dios.

 

  1. Lo que sembré con mi dolor,

lo que pedí en mi oración,

hoy son frutos, son ofrendas

que presentamos a Dios.

11 UNA ESPIGA

 

  1. Una espiga dorada por el sol,

el racimo que corta el viñador,

se convierten ahora

en pan y vino de amor,

en el cuerpo y la sangre del Señor.

 

  1. Compartimos la misma comunión,

somos trigo del mismo sembrador,

un molino, la vida,

nos tritura con dolor,

Dios nos hace eucaristía en el amor.

 

  1. Como granos que han hecho el mismo pan,

como notas que tejen un cantar,

como gotas de agua

que se funden en el mar,

los cristianos un cuerpo formarán.

 

  1. En la mesa de Dios se sentarán.

Como hijos su pan comulgarán.

Una misma esperanza,

caminando, cantarán.

En la vida, como hermanos se amarán.

 

 

12 ALABADO SEAS, MI SEÑOR

 

ALABADO SEAS, MI SEÑOR.

ALABADO SEAS, MI SEÑOR.

El sol y las estrellas

proclaman tu grandeza.

Las flores y la luna

nos cantan tu poder.

Las flores y la luna

nos cantan tu poder.

 

ALABADO SEAS, MI SEÑOR.

ALABADO SEAS, MI SEÑOR.

Los pájaros y el bosque,

los árboles y el viento,

los ríos y los mares

nos cantan tu poder.

los ríos y los mares

nos cantan tu poder.

 

ALABADO SEAS, MI SEÑOR.

ALABADO SEAS, MI SEÑOR.

Cantando el universo

te ofrece su hermosura,

pues toda criatura

es cántico de amor,

pues toda criatura

es cántico de amor.

 

13 HAMBRE DE DIOS

NO PODEMOS CAMINAR

CON HAMBRE BAJO EL SOL

DANOS SIEMPRE EL MISMO PAN:

TU CUERPO Y SANGRE, SEÑOR.

 

  1. Comamos todos de este pan,

el pan de la unidad.

En un cuerpo nos unió el Señor

por medio del amor.

 

  1. Señor, yo tengo sed de Ti,

sediento estoy de Dios;

pero pronto llegaré a ver

el rostro del Señor.

 

  1. Por el desierto el pueblo va

cantando su dolor;

en la noche brillará tu luz,

nos guía la verdad.

 

14 SI ME FALTA EL AMOR

 

  1. Aunque yo dominara

Las lenguas arcanas

Y el lenguaje del cielo

Supiera expresar,

Solamente sería

Una hueca campana

Si me falta el amor.

 

SI ME FALTA EL AMOR

NO ME SIRVE DE NADA.

SI ME FALTA EL AMOR

NADA SOY.

 

  1. Aunque todos mis bienes

dejase a los pobres

y mi cuerpo en el fuego

quisiera inmolar,

todo aquello sería

una inútil hazaña

si me falta el amor.

 

  1. Aunque yo desvelase

los grandes misterios

y mi fe las montañas

pudiera mover,

no tendría valor

ni me sirve de nada

si me falta el amor.

15 TUVE HAMBRE Y ME DISTE DE COMER

 

  1. Tú me dijiste, Señor, que en mi camino

iré encontrando hambrientos de mi pan,

que habrá sedientos que vengan a mi fuente,

enfermos, tristes de frío y soledad.

Tú me dijiste que sufres en el pobre,

que estás desnudo, no tienes libertad.

Que en el anciano que espera, Tú me esperas;

y en ese niño, de hambre morirás.

 

AQUÍ ME TIENES, SEÑOR,

YO QUIERO AMARTE

AMANDO AL POBRE

Y A AQUÉL QUE SUFRE MÁS.

TUYO ES MI PAN

Y EL AGUA DE MI FUENTE.

VEN A MI CASA

Y AMOR ENCONTRARÁS.

VEN A MI CASA

Y AMOR ENCONTRARÁS.

 

  1. En el camino hay siempre un hombre herido

que necesita mi ayuda y mi amistad,

no mil discursos que hablen de justicia,

no mil palabras que el viento llevará.

En el camino, Jesús, me estás mirando,

y en tu mirada hay pena y soledad.

Quiero entregarte mi alma y mi alegría,

toda mi vida en ofrenda de hermandad.

 

 

16 PESCADOR DE HOMBRES

 

  1. Tú has venido a la orilla,

No has buscado ni a sabios ni a ricos,

Tan sólo quieres que yo te siga.

 

SEÑOR, ME HAS MIRADO A LOS OJOS,

SONRIENDO HAS DICHO MI NOMBRE.

EN LA ARENA HE DEJADO MI BARCA.

JUNTO A TI BUSCARÉ OTRO MAR.

 

  1. Tú sabes bien lo que tengo,

en mi barca no hay oro ni espadas,

tan sólo redes y mi trabajo.

 

  1. Tú necesitas mis manos,

mi cansancio que a otros descanse,

amor que quiera seguir amando.

 

  1. Tú, pescador de otros lagos,

ansia eterna de almas que esperan,

amigo bueno, que así me llamas.

 

17 EL SEÑOR DIOS NOS AMÓ

 

  1. El Señor Dios nos amó

como nadie amó jamás.

Él nos guía como estrellas

cuando no existe la luz.

Él nos da todo su amor

mientras la fracción del pan.

Es el pan de la amistad, el pan de Dios.

 

ES MI CUERPO: TOMAD Y COMED.

ES MI SANGRE: TOMAD Y BEBED.

PUES YO SOY LA VIDA, YO SOY EL AMOR.

OH SEÑOR, CONDÚCENOS HASTA TU AMOR.

 

  1. El Señor Dios nos amó

Como nadie amó jamás.

Sus paisanos le creían

Hijo de un trabajador.

Como todos, Él también

Ganó el pan con su sudor

Y conoce la fatiga y el dolor.

 

  1. El Señor Dios nos amó

como nadie nos amó jamás.

Él reúne a los hombres

y les da a vivir su amor.

Los cristianos, todos ya,

miembros de un cuerpo son,

nadie puede separarlos de su amor.

 

18 JESÚS ESTÁ AQUÍ

TAN CERCA DE MI, aleluya                                                                                              TAN CERCA DE MI, aleluya                                                                                              QUE HASTA LO PUEDO TOCAR,                                                                                      JESÚS ESTÁ AQUÍ

 

  1. Le hablaré sin miedo al oído,

le contaré las cosas que hay en mí,

porque sólo a Él le interesarán,

Él es más que un mito para mí.

 

  1. Míralo a tu lado caminando,

paseando entre la multitud,

muchos ciegos son porque no lo ven,

ocupados, sin saber mirar.

 

  1. No busques a Cristo en lo alto,

ni los busques en la oscuridad;

muy cerca de ti, en tu corazón,

puedes alabar a tu Señor.

 

19 PESCADOR

  1. Pescador que al pasar por la orilla del lago

me viste secando mis redes al sol.

Tu mirar se cruzó con mis ojos cansados

y entraste en mi vida buscando mi amor.

 

PESCADOR, EN MIS MANOS

HAS PUESTO OTRAS REDES

QUE PUEDEN GANARTE LA PESCA MEJOR,

Y AL LLEVARME CONTIGO EN LA BARCA

ME NOMBRASTE, SEÑOR, PESCADOR.

 

  1. Pescador: Entre tantos que había en la playa,

tus ojos me vieron, tu boca me habló.

Y, a pesar de sentirme mi cuerpo cansado,

mis pies en la arena siguieron tu voz.

 

  1. Pescador: Manejando mis artes de pesca

en otras riberas mi vida quedó,

al querer que por todos los mares del mundo

trabajen mis fuerzas por Ti, pescador.

 

  1. Pescador: Mi trabajo de toda la noche,

mi dura faena, hoy nada encontró.

Pero Tú, que conoces los mares profundos,

compensa, si quieres, mi triste labor.

 

20 MAESTRO, TE SEGUIRÉ

MAESTRO, TE SEGUIRÉ                                                                                                  ADONDE QUIERA QUE VAYAS,                                                                                      ADONDE QUIERA QUE VAYAS                                                                                          TE SEGUIRÉ.

  1. Sígueme, amigo,

anda y vende lo que tienes

y lo das al que es mendigo;

tú tendrás un tesoro en el cielo,

ven y sígueme.

  1. Sígueme amigo,

abandona ya tus redes

porque yo te necesito;

tú serás pescador de los hombres,

ven y sígueme.

  1. Sígueme, amigo,

que la mies es abundante

y pocos los decididos;

tu salario será vida eterna,

ven y sígueme.

 

21 NO ADORÉIS A NADIE

  1. No adoréis a nadie, a nadie más que a ÉL.

No adoréis a nadie, a nadie más que a ÉL.

No adoréis a nadie, a nadie más

No adoréis a nadie, a nadie más

No adoréis a nadie, a nadie más que a ÉL.

  1. No sigáis a nadie, a nadie más que a ÉL

No sigáis a nadie, a nadie más que a ÉL

No sigáis a nadie, a nadie más

No sigáis a nadie, a nadie más

No sigáis a nadie, a nadie más que a ÉL

  1. No busquéis a nadie, a nadie más que a ÉL

No busquéis a nadie, a nadie más que a ÉL

No busquéis a nadie, a nadie más

No busquéis a nadie, a nadie más

No busquéis a nadie, a nadie más que a ÉL

  1. Porque sólo ÉL os puede sostener.

Porque sólo ÉL os puede sostener.

No adoréis a nadie, a nadie más.

No sigáis a nadie, a nadie más.

No busquéis a nadie, a nadie más que a ÉL.

 

22 TE DAMOS GRACIAS

HOY SEÑOR, TE DAMOS GRACIAS,

POR LA VIDA, LA TIERRA Y EL SOL.

HOY SEÑOR, QUEREMOS CANTAR,

LAS GRANDEZAS DE TU AMOR.

 

  1. Gracias Padre, mi vida es tu vida,

tus manos amasan mi barro,

mi alma es tu aliento divino,

tu sonrisa en mis ojos está.

 

  1. Gracias, Padre, Tú guías mis pasos,

Tú eres la luz y el camino,

conduces a Ti mi destino,

como llevas los ríos al mar.

 

  1. Gracias, Padre, me hiciste a tu imagen

y quieres que siga tu ejemplo

brindando mi amor al hermano,

construyendo un mundo de paz.

 

23 TUYO SOY

  1. Yo no soy nada y del polvo nací

pero TÚ me amas y moriste por mi

Ante la cruz solo puedo exclamar

Tuyo soy, tuyo soy.

 

Toma mis manos, te pido

Toma mis manos, te amo

Toma mi vida, oh Padre tuyo soy (bis)

 

  1. Cuando de rodillas te miro, Jesús

veo tu grandeza y mi pequeñez

¿Qué puedo darte yo? Sólo mi ser.

Tuyo soy, tuyo soy.

 

24 IGLESIA PEREGRINA DE DIOS

  1. Todos unidos formando un solo cuerpo,

Un pueblo que en la pascua nació.

Miembros de Cristo en sangre redimidos,

Iglesia peregrina de Dios.

Vive en nosotros la fuerza del espíritu

Que el hijo desde el padre envió.

ÉL  nos empuja nos guía y alimenta,

Iglesia peregrina de Dios.

 

Somos en la tierra

Semilla de otro reino,

Somos testimonio de amor.

Paz para las guerras

Y luz entre las sombras,

Iglesia peregrina de Dios.

Paz para las guerras

Y luz entre las sombras,

Iglesia peregrina de Dios.

 

  1. Rugen tormentas y a veces nuestra barca

Parece que ha perdido el timón.

Miras con miedo y no tienes confianza,

Iglesia peregrina de Dios.

 

Una esperanza nos llena de alegría:

“presencia que el Señor prometió”

Vamos cantando, el viene con nosotros,

Iglesia peregrina de Dios.

 

25 VENGO A TI, MI SEÑOR

Vengo ante Ti, mi señor,                                                                                                  reconociendo mi culpa.                                                                                                  con la fe puesta en tú amor,                                                                                            que TÚ me das como a un hijo.

Te abro mi corazón,                                                                                                        y te ofrezco mis miserias.                                                                                              despojado de mis cosas,                                                                                                quiero llenarme de ti.

Que tu espíritu señor,                                                                                                      abrace todo mi ser.                                                                                                        hazme dócil a tu voz,                                                                                                      transforma mi vida entera.                                                                                              hazme dócil a tu voz,                                                                                                      transforma mi vida entera.

 

26 ¡VICTORIA! TÚ REINARÁS

¡VICTORIA! ¡TÚ REINARÁS!

¡OH CRUZ! ¡TÚ NOS SALVARÁS!

 

  1. El Verbo en ti clavado,

muriendo nos rescató.

De ti, madero santo,

nos viene la redención.

 

  1. Extiende por el mundo

tu Reino de salvación.

¡Oh cruz, fecunda fuente

de vida y bendición.

 

  1. Aumenta en nuestras almas

tu Reino de santidad.

El río de la gracia,

apague la iniquidad.

 

  1. La gloria por los siglos

a Cristo libertador.

Su cruz nos lleve al cielo,

la tierra de promisión.

 

27 HACIA TI, MORADA SANTA

Hacia ti, morada santa,

Hacia ti, tierra del salvador,

Peregrinos, caminantes,

Vamos hacia ti.

 

  1. Venimos a tu mesa, sellaremos tu pacto                                                                      comeremos tu carne,                                                                                                  tu sangre nos limpiará                                                                                                Reinaremos contigo,                                                                                                  en tu morada santa                                                                                                    beberemos tu sangre,                                                                                                tu fe nos salvará.

 

  1. Somos tu pueblo santo que hoy camina unido;                                                            Tú vas entre nosotros,                                                                                                tu amor nos guiará.                                                                                                    Tú eres el camino,                                                                                                    TÚ eres la esperanza,                                                                                                Hermano de los pobres.                                                                                            Amén aleluya.

 

28 PERDONA A TU PUEBLO

PERDONA A TU PUEBLO SEÑOR,

PERDONA A TU PUEBLO, PERDÓNALE SEÑOR

 

  1. No estés eternamente enojado

no estés eternamente enojado,

perdónale Señor.

 

  1. Por tus profundas llagas crueles, por tus salivas y por tus hieles,                                    perdónale Señor.

 

  1. Por las heridas de pies y manos, por los azotes tan inhumanos,                                    perdónale Señor.

 

  1. Por los tres clavos que te clavaron y las espinas que te punzaron,

perdónale, Señor.

 

  1. Por las tres horas de tu agonía en que por Madre diste a María,                                      perdónale, Señor.

 

  1. Por la abertura de tu costado, no estés eternamente enojado,                                        perdónale, Señor.

 

  1. Por tu poder y amor inefable,

por tu misericordia entrañable,

perdónanos, Señor.

 

  1. Somos el pueblo que has elegido,

y con tu sangre lo has redimido,

Perdónanos, Señor.

 

  1. Reconocemos nuestro pecado,

que tantas veces has perdonado,

Perdónanos, Señor.

 

  1. Dios de la fiel y eterna Alianza,

en ti ponemos nuestra esperanza.

Perdónanos, Señor.

 

  1. Desde la cruz nos diste a tu Madre,

vuélvenos al abrazo del Padre.

Perdónanos, Señor.

 

29 SÍ ME LEVANTARÉ

Sí, me levantaré,                                                                                                          volveré junto a mi padre.

 

  1. A Ti, Señor, elevo mi alma, Tú eres mi Dios y mi Salvador.

2. Mira mi angustia, mira mi pena, dame la gracia de tu perdón.

3. Mi corazón busca tu Rostro;                                                                                         oye mi voz, Señor, ten piedad.

 

  1. A Ti, Señor, te invoco y te llamo, Tú eres mi roca, oye mi voz.

 

  1. No pongas fin a tu ternura, haz que me guarde siempre tu Amor.

 

  1. Sana mi alma y mi corazón, porque pequé Señor contra Ti.

 

30 VEN, SALVADOR

  1. El Dios de la paz, Verbo divino, quiso nacer en un portal.                                              ÉL es la luz, vida y camino,                                                                                        gracia y perdón trajo al mortal.

VEN SALVADOR,                                                                                                            VEN SIN TARDAR:                                                                                                          TU PUEBLO SANTO                                                                                                        ESPERANDO ESTÁ

  1. Vino a enseñarnos el sendero, vino a traernos perdón.                                                  Vino a morir en un madero,                                                                                        precio de nuestra redención.
  2. Por una senda oscurecida vamos en busca de la luz.                                                      Luz y alegría sin medida,                                                                                          encontraremos en Jesús.
  3. Nuestro Señor vendrá un día lleno de gracia y majestad.                                              De nuestro pueblo ÉL será guía,                                                                                  juntos iremos a reinar.

 

31 LA VIRGEN SUEÑA CAMINOS

  1. La Virgen sueña caminos, está a la espera;

La Virgen sabe que el niño, está muy cerca.

De Nazaret a Belén hay una senda;

Por ella van los que creen, en las promesas.

Los que soñáis y esperáis,                                                                                              la buena nueva,                                                                                                              Abrid las puertas al Niño,                                                                                              que está muy cerca.                                                                                                      El Señor, cerca está,                                                                                                      él viene con la paz.                                                                                                        El Señor cerca está,                                                                                                      ÉL trae la verdad.

2. En estos días del año, el pueblo espera que venga pronto el Mesías, a nuestra tierra.                                                                                                                                            En la ciudad de Belén, llama a las puertas,                                                                      pregunta en las posadas y… no hay respuesta.

3. La tarde ya lo sospecha: estád alerta.

El sol le dice a la luna, que no se duerma.

A la ciudad de Belén, vendrá una estrella;

vendrá con todo el que quiera, cruzar fronteras.

 

32 ES NAVIDAD

  1. Cantemos todos la Navidad. Dios ha nacido, aleluya,                                                    su luz venció la oscuridad.                                                                                          Dios se hace hombre. Aleluya.
  2. Junto a nosotros quiere habitar un Dios eterno: es Navidad.                                          En nuestra mesa, con nuestro pan,                                                                              Dios se hace hombre. Aleluya.

3. Sobre la noche se ve brillar una esperanza: es Navidad.                                                La luz del Padre quiere anunciar:                                                                                    Paz a los hombres. Aleluya.

4. Junto a nosotros el Hijo está,                                                                                         nada tenemos: es Navidad.                                                                                             Con un mensaje de libertad                                                                                              viene a los hombres. Aleluya.

 

33 NUNCA SUENAN LAS CAMPANAS

  1. Nunca suenan las campanas                                                                                        con tan dulce claridad                                                                                              Como cantando las glorias                                                                                          de la hermosa Navidad.

Es porque cantan la noche feliz

es porque cantan la noche sin par

en que Dios Cristo ha nacido

y en el mundo ha de reinar.

 

  1. Es la voz de las campanas eco de angélico sol.                                                              Es el anuncio festivo                                                                                                de gloria y redención.
  2. En todas partes se oye su dulce y claro soñar:                                                              en las montañas y valles                                                                                            y en las orillas del mar.

 

34 POSTRÉMONOS HUMILDES

  1. Venid, fieles todos, que sentís el gozo

de ver el gran día de paz y de amor.

El Rey del cielo a Belén desciende.

 

POSTRÉMONOS HUMILDES,

DELANTE DEL DIOS-HOMBRE,

VENID Y ADOREMOS AL REY Y SEÑOR.

 

  1. Buscando el pesebre, dejan el rebaño, pastores que oyeron la cita de Dios.                                                                                                              También nosotros a Belén corramos.

 

  1. El Rey de la Gloria, se hace siervo humilde,                                                               en la carne esconde, su eterno esplendor.                                                                  Un Dios se viste, con pañal humilde.

 

  1. Pues duerme entre pajas, sin hogar y pobre, de un abrazo nuestro reciba calor. Si así nos ama, nuestro amor se inflame.

 

 

35 NOCHE DE DIOS

Noche de Dios, noche de paz.                                                                                      Claro sol brilla ya                                                                                                            Y los ángeles cantando están:                                                                                                                                     «Gloria a Dios, gloria al Rey eternal».                                                                            Duerme, Niño Jesús,                                                                                                    duerme, Niño Jesús.

Noche feliz de Navidad:                                                                                                  viene Dios a salvar.                                                                                                        Noche Buena que alumbra el amor,                                                                                  el misterio escondido de Dios.                                                                                        Duerme, Niño Jesús,                                                                                                      duerme, Niño Jesús.

Noche de Dios, noche de paz.                                                                                          esplendor inmortal.                                                                                                        Luz eterna en la noche brilló:                                                                                          es la gloria del Hijo de Dios.                                                                                            Duerme, Niño Jesús.                                                                                                      duerme, Niño Jesús.

 

36 MIS DOS MAMÁS

  1. Tengo en casa a mi mamá,                                                                                          pero mis mamás son dos:                                                                                        en el Cielo está la Virgen,                                                                                            que es también mamá de Dios.

Las dos me quieren a mí,                                                                                                las dos me entregan su amor,                                                                                          a las dos las busco y las llamo                                                                                        y a las dos las quiero yo.                                                                                                Las dos me quieren.

2. Cuando llamo a mi mamá,                                                                                      ella viene sin tardar.                                                                                                    Mi Mamá del Cielo viene                                                                                                si me acuerdo de rezar.                                                                                              Las dos me quieren.

3. Cada día mi mamá me da un beso al despertar.                                                               En el alma llevo el beso                                                                                                   de mi Madre Celestial.                                                                                                     Las dos me quieren.

37 SABER QUE VENDRÁS

En este mundo que Cristo nos da                                                                                    hacemos la ofrenda del pan,                                                                                            el pan de nuestro trabajo sin fin                                                                                    el vino de nuestro cantar.                                                                                              Traigo ante Ti, nuestra justa inquietud,                                                                            amar la justicia y la paz.

Saber que vendrás,                                                                                                        saber que estarás,                                                                                                      partiendo a los hombres tu pan.

La sed de todos los hombres sin luz,                                                                              la pena y el triste llorar,                                                                                                el odio de los que mueren sin fe                                                                                  cansados de tanto luchar.                                                                                                En la patena de nuestra oblación                                                                                      acepta la vida Señor.

 

38 HOMBRE DE BARRO

¿CÓMO LE CANTARÉ AL SEÑOR?                                                                                      ¿CÓMO LE CANTARÉ?                                                                                                      ¿CÓMO LE CANTARÉ AL SEÑOR?                                                                                      HOMBRE DE BARRO SOY.

  1. ÉL está en los montes y en el mar; ÉL llena de silencio                                               de la noche en calma                                                                                                 y camina en la ciudad.

2. No mira en el hombre su color, ni mira el dinero;                                                             es Padre de todos                                                                                                            y a todos quiere el Señor.

 

39 CONFIAD SIEMPRE EN DIOS

CONFIAD SIEMPRE EN DIOS,                                                                                          CONFIAD SIEMPRE EN DIOS,                                                                                          ES EL CAMINO RECTO.

  1. A menudo nada sabes del mañana,                                                                              estás desorientado y lleno de cuidados,                                                                        nada ves, todo te parece estar sin salida,                                                                  pero tú sabes que el Señor te ayudará.

 

  1. Tú ves a la gente llena de codicia                                                                       trabajar tan sólo para ganar oro,                                                                                 tú también sientes ganas                                                                                           de tener, como ellos,                                                                                                   pero tú sabes que tu oro es el Señor.

3. Estás sin descanso hasta por la noche, todo acobardado y te falta ánimo,                            siempre vas muy deprisa,                                                                                                siempre vas, como huyendo,                                                                                          pero tú solamente hayas paz en Él.

 

40 SANTA MARÍA DEL CAMINO

  1. Mientras recorres la vida, tú nunca solo estás,                                                              contigo por el camino                                                                                                  Santa María va.

VEN CON NOSOTROS AL CAMINAR,                                                                                  SANTA MARÍA, VEN.                                                                                                        VEN CON NOSOTROS AL CAMINAR,                                                                                SANTA MARÍA, VEN.

  1. Aunque te digan algunos que nada puede cambiar,                                                        lucha por un mundo nuevo,                                                                                        lucha por la verdad.
  2. Si por el mundo los hombres sin conocerse van,                                                            no niegues nunca tu mano                                                                                          al que contigo está.
  3. Aunque parezcan tus pasos inútil caminar,                                                                    tú vas haciendo caminos,                                                                                          otros los seguirán.

 

41 VENID Y VAMOS TODOS

Venid y vamos todos                                                                                                      Con flores a porfía                                                                                                          Con flores a María                                                                                                          Que madre nuestra es.                                                                                              Con flores a María                                                                                                          Que madre nuestra es.

Venid y vamos todos                                                                                                      Con flores a porfía                                                                                                          Con flores a María                                                                                                      Con flores a María                                                                                                          Con flores a María                                                                                                        Que madre nuestra es

  1. De nuevo aquí nos tienes, purísima doncella,                                                                más que la Luna, bella                                                                                                postrados a tus pies.
  2. Venimos a ofrecerte, las flores del bajo suelo;                                                              con cuánto amor y anhelo,                                                                                          Señora, tú lo ves.
  3. También te presentamos,                                                                                            cual más preciados dones,                                                                              rendidos corazones

 

42 TODOS UNIDOS

QUÉ BIEN TODOS UNIDOS                                                                                            MANO CON MANO EN EL LUCHAR.                                                                                    QUÉ BIEN, TODOS HERMANOS                                                                                        EN EL SUFRIR Y EN EL GOZAR.

  1. Nosotros queremos, Señor, amarte amando la tierra;                                                    queremos dejar tras nosotros un mundo mejor,                                                        una vida más bella.
  2. Nosotros queremos, Señor,                                                                                        correr con la antorcha encendida;                                                                                queremos dejar el relevo un fuego mejor,                                                                    una llama más viva.

 

43 MÁS CERCA DE TI

  1. Más cerca, ¡oh Dios! de Ti;                                                                                          más cerca, si,                                                                                                            cuando la cruz, Señor, mi lleve a Ti.                                                                            Si tiende al sol la flor,                                                                                                  si el agua busca el mar,                                                                                              a Ti, mi solo bien, he de buscar.                                                                                  Si tiende al sol la flor.
  2. Mi pobre corazón inquieto está,                                                                                    hasta que en Ti, Señor,                                                                                              descanse en paz.                                                                                                  Abráseme tu amor,                                                                                                    oh Luz de eternidad, cerca de Ti, Señor, quiero morar.                                                  Abráseme tu amor.
  3. Refugio es el Señor, no temeré;                                                                                mi fuerza en el dolor: confío en ÉL.                                                                            Si brama y gime el mar,                                                                                              las olas al romper,                                                                                                      conmigo Dios está: no temeré.                                                                                    Si brama y gime el amor.

 

44 INSTRUMENTO DE PAZ

Señor, haz de mí un instrumento de paz:                                                                     que donde hay odio, yo ponga amor;                                                                               que donde hay ofensa, yo ponga perdón;                                                                    que donde hay discordia, yo ponga unión;                                                                   que donde hay error, yo ponga verdad;                                                                          que donde hay duda, yo ponga fe;                                                                                  que donde hay desesperación, yo ponga esperanza;                                                          que donde hay tinieblas, yo ponga luz;                                                                            que donde hay tristeza, yo ponga alegría.                                                                Señor, haz que no busque ser consolado,                                                                    sino consolar;                                                                                                              que no busque ser comprendido,                                                                                      sino comprender;                                                                                                          que no busque ser amado, si no amar.                                                                    Porque dando se recibe:                                                                                                  olvidándonos se nosotros, nos encontramos;                                                                    perdonando a todos hallamos perdón;                                                                              muriendo, resucitamos a una nueva vida.                                                                        Amén.

 

45 PADRE NUESTRO

PADRE NUESTRO DEL CIELO, te llamamos los hombres,                                                    los que nos sentimos hermanos de tu hijo.                                                                        A TI, que estás en el cielo y en todas partes,                                                                    pero sobre todo en nuestro interior.

TU ERES SANTO, y quieres que también nosotros lo seamos,                                          para que nos podamos llamar hijos tuyos.

QUE LLEGUE PRONTO TU REINADO,                                                                                un reinado de paz y justicia,                                                                                            de verdad y vida, de amor y libertad,                                                                              donde todos no amemos, donde todos seamos iguales.

HÁGASE TU VOLUNTAD EN LA TIERRA COMO EN EL CIELO. Tú eres el más fuerte,              pero nos has hecho libres y nos dejas vencer.                                                                  Nosotros queremos ser tuyos,                                                                                        queremos cumplir tu palabra.                                                                                          Que tu verdad sea fuerza en nosotros.

DANOS NUESTRO PAN DE CADA DÍA, sobre todo,                                                              danos amor para saber compartir lo que tenemos.                                                        Danos el Pan de tu Hijo para que nos mantenga unidos.

PERDÓNANOS, QUE TAMBIÉN NOSOTROS PERDONAMOS                                                  aunque con frecuencia nos cueste olvidar,                                                                    aunque a veces no nos resistamos a la venganza.

NO NOS DEJES CAER EN LA TENTACIÓN,                                                                          sobre todo, no dejes que nos cansemos de levantarnos,                                                    no permitas que nos acostumbremos al pecado.                                                              Y LÍBRANOS DEL MAL.                                                                                                  AMÉN.

 

46 ANTÍFONAS

  1. Señor, Dios nuestro, qué admirable es tu nombre en toda la tierra, en toda la tierra.
  2. Dales, Señor, el descanso eterno,                                                                          brille sobre ellos la luz eterna.
  3. Gustad y ved que bueno es el Señor: dichoso el que se acoge a ÉL.
  4. Un mandamiento nuevo nos dio el Señor: que nos amemos todos como ÉL nos amó.
  5. Señor, TÚ eres nuestra luz,                                                                                          Señor, TÚ eres la verdad,                                                                                            Señor, TÚ eres nuestra paz.
  6. Las puertas salvadoras de tu iglesia abre a todos, Señor.
  7. El Señor resucitó, ¡Aleluya! y vive entre nosotros, ¡Aleluya!
  8. Os doy un mandato nuevo:                                                                                        “Que os améis, que os améis                                                                                      como Yo os he amado.

VER TAMBIÉN: Conexión Espiritual a Través de la Música

Recuerda compartir este post con tus amigos y familiares para que más personas puedan disfrutar de esta experiencia musical espiritual.

VER RELACIONADO: Santa Misa, La: El rito de la celebración eucarística

 

Subscribe

- Never miss a story with notifications

- Gain full access to our premium content

- Browse free from up to 5 devices at once

Latest stories

spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Abrir chat
Hola
¿En qué puedo ayudarte?